lunes, 25 de febrero de 2013

Andes. Perú.Cordillera Blanca. Glaciares. Medición de contaminantes por la American Climber Science Program

John All, director del American Climber Science Program (ACSP) del American Alpine Club y profesor asociado de Geografía en la Western Kentucky University, toma a casi 6000 m una muestra de nieve en el nevado Quitaraju (ca. 6040 m) de la Cordillera Blanca de los Andes peruanos.

All y otros investigadores, entre ellos Carl Schmitt, del National Center for Atmospheric Research (NCAR) están evaluando el impacto de las cenizas y otras partículas en los glaciares andinos.



Fotografía de Ed Laughton, colección de John All.



Medición de contaminantes en los glaciares andinos*

El futuro de los millones de personas en el Perú y los países vecinos que dependen de la escorrentía de los glaciares, para el abastecimiento de agua, puede depender en parte del color del hielo en la Cordillera de los Andes.

Los glaciares en el alto país sudamericano se han retirado de manera espectacular en las últimas décadas. Esto ha generado preocupación por la eventual pérdida de agua que se necesita para beber, la energía hidroeléctrica y la agricultura. Mientras que los científicos tratan de proyectar la escorrentía futura, una pregunta que debemos responder es hasta qué punto el blanco hielo de los glaciares está oscurecido por las partículas emitidas por las actividades industriales cercanas.

Estas partículas oscuras pueden acelerar dramáticamente el deshielo, ya que absorben el calor solar y amplifican el calentamiento, a diferencia de la superficie de hielo blanco natural que refleja el calor solar hacia el espacio.

Detalle del frente glaciar de la vertiente occidental del nevado Huascarán.
Foto Sevi Bohórquez 2008


Carl Schmitt, científico del National Center for Atmospheric Research (NCAR), un experto en nubes cirrus y su papel en el sistema climático, está llevando esta línea de investigación a un nivel enrarecido. Durante los últimos dos años, él y otros voluntarios del American Climber Science Program han subido por encima de 20.000 pies [6096 m] para recoger muestras de hielo en el Parque Nacional Huascarán del Perú, que contiene la mayor extensión del mundo de los glaciares tropicales.

Ávido montañista, Schmitt está llevando a cabo la investigación sobre una base de voluntarios, usando sus habilidades científicas para tratar de determinar si ciertas regiones glaciares están siendo particularmente afectadas por los mayores niveles de contaminación.

Schmitt y los demás voluntarios bajaron las muestras al campamento base, donde se fundieron rápidamente y capturaron las partículas a través de filtros de 0,7 micras. Los resultados preliminares indicaron que el hielo próximo a Huaraz, ciudad peruana de rápido crecimiento con las operaciones mineras cercanas, contenía un nivel tan alto de partículas que los filtros quedaron casi completamente negros. Por el contrario, el hielo en una región remota a unas 50 millas de la ciudad era tan limpio que los filtros apenas capturaron partículas.

Cuando Schmitt aplicó calor infrarrojo a las muestras de filtro, las partículas del hielo más sucio se calentaron hasta 20-30° C durante 10 segundos. En contraste, las de los filtros de hielo más prístinos no se calentaron en absoluto.

«No se necesita una gran cantidad de material absorbente en el hielo glaciar para hacer que se derrita una buena cantidad más rápido», dijo Schmitt al presentar estos resultados en la conferencia anual de la Unión Geofísica Americana en diciembre.

Detalle del glaciar occidental del nevado Huascarán.
Foto Sevi Bohórquez 2008


Schmitt y otros voluntarios tienen la esperanza de conseguir financiación para la siguiente fase del proyecto. Esto incluirá además el análisis de las muestras, actualmente almacenadas en un congelador especial, para aprender más acerca de la composición química y el origen de las partículas. Entre otras cuestiones, esto arrojará luz sobre qué tipos de partículas son especialmente responsables de la fusión acelerada. También planean una tercera expedición a la región en 2013.

*Artículo publicado en AtmosNews-Atmospheric & Earth System Science el 4 de febrero de 2013.

Comunicaciones personales (c.p.) y agradecimientos
John All

No hay comentarios: